El método transformador sobre la pedagogía crítica

Una de las formas más filosóficas de transformación, la pedagogía crítica no busca imponer nuevos sistemas para la evolución de la sociedad, sino que estas se acoplen a ellas.

La pedagogía crítica consiste en el estudio práctico de alternativas pedagógicas que buscan como objetivo la propuesta de un método de enseñanza donde el cuestionamiento sea la base de esta aplicación. En sí, ella busca ser un modelo de transformación un tanto filosófica, ya que permite que se debatan la estructura del aprendizaje a implanta la sociedad, más la crítica de los poderes que la conjugan.

Es por ello que guarda una estrecha relación entre la teoría y praxis del asunto, para colmar las ideas necesarias que permitan una nueva y mejor perspectiva de la actuación como personas dentro de la sociedad. Ella cuestiona constantemente las figuras de poder, y las vías en desarrollo del capital más preciado, como lo es en este caso, el humano.

Quien cursa la carrera de pedagogía crítica, reconoce en sí la conciencia sobre los temas de libertad, formas de poder, y cómo a partir de estas, podamos ejercer capacitaciones constructivas y emprendedoras. Uno de sus más grandes influenciadores de esta corriente, es Paulo Freire, quien con sus escritos permite una mejor visualización de cómo están ligados nuestros problemas individuales del colectivo social. Al igual que las ideas de Antonio Gramsci, pensador marxista e italiano.

Cómo reconocer sus características

Una de las características principales de esta pedagogía, es que las propuestas o visiones de cambiar los modelos de educativos de nuestra sociedad, no se basa en erradicar por completo las viejas estructuras, todo lo contrario, mediante su metodología de pensamiento busca renovar el sistema desde adentro, acoplándose a la pedagogía tradicional sin imponerse como totalmente verdadera, con el fin de crear un mejor desarrollo humano.

Busca la evaluación de ambas partes

No solo está en señalar los errores del alumno, si se quiere un cambio verdadero, se deberá tomar en cuenta todos los factores influyentes en el proceso. Desde los métodos aplicados hasta el profesorado, todo con la finalidad de obtener mejores resultados en la práctica y teoría de la misma.

Máquina de intelectuales

La pedagogía práctica busca más allá del aprendizaje del alumno. Se quiere hacer de ella una máquina de intelectuales, que permitan ver más allá de los hechos en concreto, que sean capaces de localizar los problemas y encontrarles una solución a estos. Pensativos, creativos, personas que puedan tener la autonomía de ingenio. Siempre y que esta también garantice contenidos universitarios de calidad.

No exige la jerarquía

A diferencia de otras pedagogías, como la tradicional que tiene muy claro los papeles de la relación alumno-maestro, esta no estable un orden jerárquico en sí, ya que ve ambas partes como necesarias en el proceso educativo, sin que una prevalezca más arriba que la otra solo por las "prioridades" en cuanto conocimiento se refiere.

Mejor apoyo comunicacional

Para la pedagogía tradicional, lo más importante es el buen desarrollo de las habilidades lingüísticas como tal, mientras que en la crítica, abre mejor los canales de comunicación para su mayor comprensión.

¿Disfrutó de este artículo? Manténgase informado suscribiéndose a nuestro boletín de noticias!

Comentarios
Debe iniciar sesión para publicar un comentario.
Artículos relacionados
Acerca de Autor